lunes 24 de diciembre de 2007

Atleti 1 Espanyol 2


Quién haya jugado al mus supongo que habrá escuchado alguna vez eso de ‘engordar para morir’. Eso es lo que nos pasó ayer a nosotros cual puerquecillos, cual jugadores mediocres de mus que intentan acercarse a quién tiene casi todos los tantos en su mano y sólo tiene que ir sumando ‘chica a chica’ los pocos puntos que le quedan para llegar a los 30 tantos y hacerse con la ‘vaca’ o la partida en su caso. Desde la expulsión de Agüero y el posterior gol de Simao no dejaba de repetirme esta frase. Para mis adentros atronaba lo mismo... esto va a ser engordar para morir. Cochina vida. Cochino (atleti) juego.

También es cierto que las cosas se ven de manera distinta desde el Palco Vip ( o debo decir Vil) desde donde pude ver el partido contra los periquitos. El jefe de ‘pobre atleti’ por fin se tiró el rollo y me invitó a un poco del lujo que él acostumbra. Ayer en el Palco pude desmontar en poco más de 90 minutos algunas leyendas urbanas, a saber, en el Palco Vip no se oye el ambiente del estadio (falso), te puedes poner ciego a todo (falso, en cuestión de Ron sólo había Havana), el ambiente es selecto (falso, había gentuza parecida a mí o peor) y el Atleti este año sí, este año sí ya verás, que sí, que sí, que está bien hecho y bien parido y para algo se ha vendido el estadio y Torres.

Aún estoy esperando a Cerezo que salga a decir que “en el fúrbo los árbitros unas veces te dan y otras pos te quitan”, y que lo de Agüero, pues ya se sabe lo que es el ‘fúrbo’ y la juventud. Estoy esperando de verdad que alguien se haga respetar desde este club, ya sea un jugador, un entrenador o una afición -otra vez desencantada- y que ponga las cosas en su sitio. Ayer el Espanyol fue mejor, sí, pero el árbitro fue una calamidad y van unas cuantas, y no, Cerezo, a nosotros el ‘fúrbo’ no nos da desde hace bastante y sólo nos quita, como tú y tu colega de dirección, de profesión veterinario y apodado por su familia como Calam (de calamidad). Jugamos mal, vale, pero lo de Agüero tiene poco nombre y lo de Pernía, aparte de nombrar al argentino como oligofrénico del año, tiene también el nombre de golfada. No eran expulsiones. No.

Mereció ganar el equipo catalán. Sí. Con el Havana en la mano y sin él. Con el silencio del palco y la sonrisa de la azafata o con el estruendo y los comentarios absurdos de los compañeros de grada. Sí. Somos lo que somos. Un equipo en la cuerda floja que se ha mantenido así por arrebatos de suerte y de la calidad de Agüero, Forlán y algunos pocos más. Somos ese equipo en pañales y una entidad Calam-itosa, con un estadio mal vendido y donde todo ya está gastado, con nuestra estrella de la cantera encantada y encantando en otros sitios ya que aquí no fuimos capaces más que darle Nikolaidis y Patos Sosas y Luccines a tutiplen. Y enfrente estaba el Espanyol que no sé si saben Uds. que va a tener un modernísimo estadio en propiedad con verdaderas comodidades y sin pista de atletismo. Estaba un equipo que mantiene la dignidad con 4 duros fichando al son de la calidad y no del renombre de la prensa. Este Espanyol ya nos saca 2 puntos y el año que viene estarán en su estadio en propiedad y seguirán gestionando bien o mal pero honradamente. Nosotros... ¡ay nosotros! Será gracioso seguir oyendo a la prensa decir que nos seguimos consolidando como marca, que este año sí y que los 12 nuevos fichajes que vendrán el año que viene ante el enésimo fracaso y el primero de la era post-Calderón serán los que nos harán dar el salto de calidad.

Pronto habrá que hablar de Maniche y de Santana y de Eller y de tantos. Hoy no hay ganas, realmente. Sólo hay ganas de quedarse en ese palco Vip y seguir dándole al Havana y seguir comiendo bocadillitos de buen jamón y seguir observando la sana despreocupación de la guapa azafata que nos atendió. Sus bostezos fueron lo mejor de la tarde, sin duda.

1 comentarios:

Billie dijo...

"El jefe de ‘pobre atleti’ por fin se tiró el rollo y me invitó a un poco del lujo que él acostumbra"... pero ¿qué es esto?

Te saco del arroyo, de borronear folios en cualquier foro nauseabundo y ¿así me lo pagas? Yo que he hecho de ti el Bukowski de la crónica deportiva.

Al final, el difunto tenía razón... "Escucha queriiiido a mi el 'pobre atleti' me vale dinero... yo lo pongo y tú te lo llevas... cuando tú te acuestas yo me levanto, así que si no te gustan mis métodos y mis prebendas... ¡A la piuta calle!"...