lunes, 1 de septiembre de 2008

jueves, 28 de agosto de 2008

Que ¡once años! no es nada.


"...Volver, con la frente marchita, las nieves del tiempo platearon mi sien. Sentir, que es un soplo la vida, que ONCE años no es nada, que febril la mirada errante en las sombras te busca y te nombra..."

Así lo cantaba Carlos Gardel con la letra del ilustre Alfredo La Pera y así lo cantó el Calderón con letra y música del maestro Agüero. ¡Grande Agüero! Muy grande.

El Atleti vuelve a la máxima competición continental, a la que deberíamos estar abonados y en la que no participábamos desde la temporada 1997/98. El guión del partido de ayer volvió a combinar todos los elementos habituales del Aleti moderno: surrealismo, sufrimiento y proeza individual, por desgracia a veces intercambiable por tragedia colectiva.

La aparición del apestado Maniche en el once titular deja claras dos cosas. La primera es que no hay otro centrocampista mejor en la plantilla y la segunda es que Aguirre sabe guardarse el orgullo en pro del pragmatismo. Con la llegada in-extremis de algún refuerzo, ya veremos qué pasará.

El Atleti vapuleó -com muchas comillas- al Schalke en un partido de mucha tensión que los alemanes entregaron desde el inicio. El Atleti se posicionó bien en el campo y durante 25 minutos hasta defendió bien, luego aparecieron las pifias de Perea y Pernía que nos recuerdan permanentemente que este equipo necesita dos laterales mucho más que un medio-punta.

El Atleti jugaba con el corazón (como debe ser en estos partidos) y a los veinte minutos se encontraba con un gol del Kun. Curiosamente, hasta ese momento, el Kun había estado bastante lento y su pareja de baile, Forlán; impreciso. Con el 1-0 el partido entró en una dinámica complicada, como la pelota que bota sobre el aro esperando entrar o salir, el partido jugaba a funambulista en la cuerda floja, cualquier desliz y adiós.

A los cinco minutos de la reanudación, Agüero roba y toca para Forlán que se deshace de dos defensores y cruza a las mallas. El Atleti le daba la vuelta a la eliminatoria y tan sólo cuarenta minutos le separaban del éxito. Poco a poco el equipo se echó atrás, renunció a la pelota y se limitó a defender los réditos, sin duda fueron los momentos más tensos. La mala puntería de los delanteros alemanes y las paradas de Leo mantenían el marcador favorable pero era sólo cuestión de tiempo que el Schalke marcase.

Aguirre venció los nervios y movió el banquillo y cuando más se estaba sufriendo, Agüero se asoció con Luis García y llegó el 3-0 y la tranquilidad. El Kun volvía a hacer un derroche de esfuerzo físico y una exhibición de facultades técnicas y es que el argentino, hoy día, es el mejor jugador del mundo sin exagerar un ápice.

Con el estadio entregado y el Schalke herido de muerte, decidió el Atleti apuntillar. Simao penetraba en el área y fue derribado con ingenuidad, Maxi hacía el cuarto y el Atleti vuelve a ser de champions.
Billie

sábado, 23 de agosto de 2008

Fichajes, mentiras y otros dramas


Diego, Tiago, Arteta, Van de Vaart, Silva, Lucho, Riquelme,... todos ellos son buenos jugadores de fútbol y todos ellos han sonado para el Atleti esta temporada, se anuncian como fichajes casi hechos y después, la verdad es que ninguno de ellos recala en nuestro club. En ocasiones, resulta que ni siquiera hubo contacto entre clubes y en otras, ya se sabía que el precio era prohibitivo para las exiguas arcas rojiblancas.

No es la primera vez. De hecho, año tras año, desde hace ya demasiados, pasa la misma historia. Aún así, la prensa anuncia en grandes titulares las futuras contrataciones y estas generan siempre la misma sensación de euforia en la afición. Una afición que, año tras año, vive en un proceso inacabable e inextinguible de optimismo antropológico ilusorio. Dicen, no sé si los chinos o quien sea, que si me engañas una vez vergüenza para tí pero si me engañas dos veces vergüenza para mí..., pues sí, la afición del Atleti es vergonzosa, como su directiva.

Habitualmente, los Rosicky, Eto’o, Sneijder, Riquelme y compañía se convierten en los Cleber, Asunçao, Costinha, Galleti,... que se presentan ante la afición con la etiqueta de buenos jugadores y después, dejan patente que sólo se trataba de medianías. En ocasiones, el club se deja la pasta pero casi siempre mal, ahí están los Petrov, Kezman, Maniche y Reyes que llegan al Atleti después de pagar altas cantidades a sus clubes de origen, cobrando unas fichas desorbitadas y que, en el mejor de los casos, salen del club por la misma puerta por la que entraron y es que el mercenario es lo que tiene.

Realmente, fichar nunca se ha fichado bien en los últimos años, salvo honrosas excepciones, ni Futre, ni Toni, y mucho menos Miguel A. Ruiz y muchísimo menos Pitarch -que ha beatificado a los anteriores- han sido dignos secretarios técnicos para un equipo que debe vivir de vender caro y fichar a precio ajustado. En el fútbol moderno, si no eres el Madrid, el Barça, el Manchester, el Milan o algunos de estos clubes, la única manera de sobrevivir sin renunciar a los éxitos deportivos está en el arte del comprar y vender.

Bien, pues si de comprar poco..., de vender: ni idea. Los supuestos pingües ingresos que debían aportar la venta de Reyes, Maniche y Seitaridis han aportado la ignominiosa cantidad de 0 euros. Es más, ni el 100% de la ficha de Reyes paga el Benfica, a la que el andaluz no ha querido renunciar a cambio de su salida, es decir, que no hemos podido vender a Reyes porque no quiere renunciar a su ficha y el Benfica no puede asumirla.

Maniche, al que el Atleti le colgó el cartel de transferible desde diciembre no ha recibido ninguna oferta a resultas de su patética temporada italiana. Además, como está claro que Aguirre no le puede ver ni en pintura y desde el club se le ha creado fama de conflictivo, pues como para negociar al alza. Algo parecido pasa con Seitaridis, tal es el frenesí que tiene la directiva en venderlo que cada día que pasa bajan su cotización en el mercado. De Mista y Eller ni hablamos.

Al final, el poco dinero que ha entrado en el club en concepto de ventas lo han traído Braulio y Ze Castro, el primero porque seguramente nadie se había planteado venderlo y el segundo por la fijación que Lotina puso en él, aún así, la operación tampoco ha sido como para hacer una fiesta.

En los últimos años se han malvendido o regalado decenas de jugadores pero luego algunos de ellos resultaron no ser tan malos. Vamos, que la secretaría técnica del Atleti me recuerda mucho a un chiste de Eugenio en el que un amigo le explicaba a otro que tenía un caballo soberbio que cuidaba a los niños, limpiaba la casa, iba a por recados, etc. una joya, lo nunca visto. El que escucha las bondades del animal propone comprárselo pero el otro se niega e insiste en todas las virtudes del caballo; así el otro amigo le ofrece cada vez más dinero, tanto que al final, el amigo afirma que no se puede negar pero que lo vende con todo el dolor de su corazón. Pasan las semanas y los amigos vuelven a encontrarse, el vendedor pregunta: –¿qué tal el caballo? –¿El caballo?, dice el otro, –el caballo es un desastre, lo rompe todo, se caga por todas partes, no se deja montar y encima me está arruinando en alfalfa. Y el amigo le responde: –tú sigue hablando así del caballo y verás cómo lo vendes.
Billie

domingo, 3 de agosto de 2008

La Sra. Rushmore ataca de nuevo



Hay que reconocer que la agencia publicitaria Sra. Rushmore ha sabido apropiarse del sentimiento atlético en los últimos años. Desde aquel –“Papá, ¿por qué somos del atleti?” pasando por –“ el puñetero atleti” o el –“ya estamos aquí”, la Sra. Rushmore ha removido, conmovido y manipulado a la afición colchonera con arte y humor pero sobre todo a base de tópicos falaces y sensibleros.

Este año el spot recrea la historia del capitán del ejército español y socio rojiblanco José Carballo Cancho y su relación de amistad con un pastor kosovar que ha perdido a toda su familia. En ella, el militar español le explica a su amigo Lorik los hechos más relevantes de la historia del atleti y la mala suerte que ha acompañado a nuestro equipo en los momentos más importantes de nuestra historia.

El mensaje del anuncio es claro: ya no hay lugar para el victimismo en el Atlético de Madrid, ya no hay excusas. El Atleti no es un club perdedor, el Atleti no lo ha perdido todo, el Atleti es un grande del fútbol que volverá a pasear sus laureles por Europa.

Curioso, el giro de 180º que ha dado la propaganda política de la directiva rojiblanca con este nuevo spot. Todavía tengo en la cabeza aquel en el que dos inmigrantes sudamericanos presumían con orgullosa ironía de pertenecer al “mejor equipo de acá”, con desagrado, aún resuena en mis oídos aquel: –“lo ganamos todo”.



Pues sí, hemos pasado de reconocer, con sorna y mala leche, que Mussampa, Nikolaidis, Nano, Novo y compañía no eran jugadores para un Atleti ganador, a fantasear -con la misma sorna y socarronería- con que este Atleti es un grande al que no le valen más excusas. ¿Pretenden insultar nuestra inteligencia?, que va hombre, si la afición está encantada.

No dejo de repetir, y no me cansaré mientras así sea, que el Atleti no es un equipo grande desde hace ya más de veinticinco años. La última cuarta parte de nuestra existencia ha sido muy floja en comparación con los anteriores 25 años, cuando sí éramos un grande en España y con ínfulas europeas. No obstante, nuestra última década ha sido peor, ha sido penosa, ridícula, nefasta, vergonzosa, infausta, patética, infumable, triste, grotesca, funesta, humillante... ¿quieren más calificativos?, un drama.

Recuerdo que no tenía yo más de diez años cuando un sentimiento de aciaga crisis embargaba el Calderón, era a principios de los ochenta. El Atleti venía de hacer una liga muy floja, la 1979-80 y todavía estaba fresca en la memoria la gloriosa liga del 77. Al año siguiente, el Atleti se perfiló como campeón desde el inicio del campeonato pero en un trágico final de liga (Fernando lo cuenta muy bien en un post de su magnífico blog: la liga perdida) el Atleti se quedó con la miel en los labios.

Aquel año oí yo por primera vez la palabra "pupas", y desde aquella liga, en aquellos míticos bancos de madera de tribuna lateral la gente comentaba, en las temporadas posteriores, que estábamos en crisis. De hecho, recuerdo que algún diario deportivo opinaba en 1985 que la Copa conquistada contra el Athletic atenuaba la crisis rojiblanca, ya que un club como el Atleti no podía permitirse el lujo de ganar un sólo título cada diez años.

En aquella época, todavía quedaba claro lo que era el éxito y lo que era el fracaso. Ahora, sin embargo, a cualquier cosa le llaman éxito y ha desaparecido el vocablo fracaso, este Atleti ya ni fracasa. Pase lo que pase, da igual, la Sra. Rushmore ya se encargará de explicárnoslo.
Billie

jueves, 24 de julio de 2008

¡Qué viva México!

El Atleti ha cerrado su gira por México después de cumplir con su único objetivo: ingresar 9,15 millones de dólares (que no euros), unos 2,3 por partido. Se ve que, dentro de lo que son las giras exóticas, la cantidad no está mal aunque muy lejos de los 4,2 millones de dólares por partido que ingresaba el Madrid por las giras asiáticas.

Honradamente, lo entiendo. Tal y como está el mercado futbolístico, cualquier pingüe ingreso extra es razonable siempre que no trastoque al equipo de manera trágica. En este caso, sin contar con la lesión del joven Alex “Quillo”, lo único trastocado han sido las vacaciones de los internacionales, drásticamente reducidas, pero por lo demás todo en orden.

A fecha de hoy, todavía queda tiempo suficiente para preparar la previa de la Champions, la afición ha visto debutar a los nuevos fichajes y tiene ya material suficiente para comenzar a hacer sus valoraciones personales. Lo único difícil de entender es porqué no se han podido ver los partidos de la gira en España, algo que la empresa mexicana organizadora “Main Event” debería haber previsto y que, seguramente, le hubiera ofrecido algún ingreso extra para amortizar el evento. Ellos sabrán.

En lo que toca al tema deportivo, hay muy poco que añadir porque los partidos han sido una calcamonia de los ofrecidos por el Atleti en la pasada campaña. El Atleti parece incapaz de conseguir la intensidad defensiva necesaria y en ataque sigue viviendo de la inspiración de sus delanteros ya que no hay construcción de juego alguna. Más de lo mismo.

Por otra parte, parece que Cerezo ha firmado dos chavalitos de la sub-15 mexicana, el defensa Carlos Plasencia y el portero Richard Sánchez. Eso sí, de lo de la marca “Atlético de Madrid” y otras milongas, nada de nada. Por mucho tirón que tenga el Sr. Aguirre en su patria y por muy dicharachero que haya sido Cerezo en México, la “marca” se promociona con títulos, algo que el Atleti hace tiempo que ha olvidado ganar.

La presencia del Atleti en México sólo tenía el cometido de “atar cabos” entre el fútbol español y el mexicano pero, especialmente, negociar la presencia de la Selección Española (actual campeona de Europa) en el país azteca en un futuro cercano.

Con esta, han sido ya siete las veces en las que el club colchonero ha ido a México, la primera fue en mayo de 1967 en un partido contra el Guadalajara que terminó con empate a uno. Posteriormente el Atleti viajó al país norteamericano en el 1981 y 1982 pero la más emblemática fue la gira de 1993. El equipo dirigido por Jair Pereira jugó también cuatro partidos, el primero de ellos en el estadio Azteca contra la Selección Nacional mexicana, con el resultado de 2-3 para los rojiblancos y una tangana de las de “como Dios manda”. Aquí os dejo el video.



Billie

sábado, 19 de julio de 2008

El atleticismo


Seguramente, la publicación de este post herirá la sensibilidad de más de un rojiblanco y perpetuará de manera definitiva mi fama de purista-renegado, pero eso hace tiempo que dejó de importarme.

Señores, desde hace un tiempo, parece innegable que el fenómeno rojiblanco en internet es un auténtico aluvión incontrolado. Sobre el Atlético de Madrid versan cantidades ingentes de blogs, webs, foros, chats..., de manera que controlarlos todos es una tarea ímproba y fatigosa. Evidentemente, también existen numerosos sitios de otros equipos en la red pero creo que, en esto, el Atleti gana por goleada.

Tal alud de publicaciones virtuales ha sido fruto de dos fenómenos distintos pero complementarios e intrínsecamente ligados: la decadencia deportiva y el interés por ahondar en las raíces y la idiosincrasia del club Atlético de Madrid. De alguna manera, podríamos decir que la actual situación de crisis deportiva, económica y social de nuestro club ha degenerado en un crecimiento fervoroso e idólatra del sentimiento atlético. O dicho de otro modo, como el Atleti actual no aporta nada al fútbol nacional e internacional, los rojiblancos debemos conformarnos con repasar las gestas pretéritas o reinventarnos el Atlético de Madrid.

Si en la historia de España todo tiempo de ocaso político y económico propició el nacimiento de un período de esplendor en las artes, en el Atleti nuestra miseria deportiva (ad extra) ha generado un movimiento de “esplendor artístico” (ad intra) que yo denomino, en términos castizos, como “el atleticismo”.

En concreto, el desastre del 98, con la pérdida de las últimas colonias de ultramar, provocó un descontento generalizado y una insatisfacción tal, que llevó a un puñado de intelectuales al inconformismo y la convicción de que España necesitaba una regeneración global. Así nació el modernismo y la generación del 98, o eso dicen.

En el Atleti, la llegada de Jesús Gil a la presidencia, la fraudulenta conversión en Sociedad Anónima Deportiva, la intervención judicial, el descenso a Segunda, la crisis económica y la mediocridad y el latrocinio de nuestros dirigentes ha llevado a los atléticos a la creación del atleticismo.

Si el 98 y el modernismo se vieron influenciados por movimientos estéticos tales como el parnasianismo (caracterizado por la búsqueda de la belleza), el simbolismo (que propone descubrir significados profundos, sentimientos o estados de ánimo, más allá de la realidad sensible), el impresionismo (que no pretende reflejar la realidad objetiva sino reproducir las impresiones que produce en el artista) y el decantismo (que se caracteriza por su interés en la descripción de ambientes exquisitos y sutiles); el atleticismo se manifiesta a través de los movimientos e ideologías que a continuación explicitaré.

El gigantismo. El gigantismo consiste en la magnificación desmesurada de la grandiosidad del Atleti. El Atleti se presenta como uno de los clubes más grandes de España y uno de los clubes más grandes del mundo. El gigantismo olvida que el Atleti es un club que ha perdido su lugar de privilegio en el fútbol español y que, seguramente, nunca lo tuvo en el panorama europeo. Además, el gigantismo tiende a exagerar nuestro pasado y a entender que nuestro aciago presente es meramente anecdótico. El gigantismo busca reafirmar al Atleti en tiempos de crisis.

El sentimentalismo. El sentimentalismo considera que ser del Atleti es algo puramente emocional, incomunicable, místico, etéreo, delirante, sublime, fascinante, ininteligible, inexpresable. Sólo aquel que es del Atleti puede entender lo que significa, de manera que no existe racionalidad alguna en nuestra condición ni comunicación posible con otras culturas deportivas porque no nos pueden entender, somos de otra raza, de otra religión, hasta casi de otro planeta. El sentimentalismo busca reinventar lo que significa ser del Atleti.

El eruditismo. El eruditismo consiste en centrar la actividad rojiblanca en mera intelectualidad. Ser del Atleti pasa por conocer la historia de cada sección y la biografía de cada futbolista rojiblanco de todas las épocas hasta el mínimo detalle. Consiste en repasar y releer nuestra historia, ver cada video y conocer cada insigne anécdota teñida de rojiblanco. El eruditismo busca en el pasado lo que ya no encuentra en el presente.

El existencialismo. El existencialista rojiblanco ha perdido la fe en su equipo y le cuesta encontrar hasta el más ínfimo motivo de optimismo y esperanza. El existencialista colchonero no puede salir de su horizonte gris y no encuentra razón para la alegría en ninguna gesta por innegable que sea. Todo fichaje es peor que el anterior, cualquier partido es malo, el Atleti actual sólo es fuente de angustias y de dolores, de frustraciones y de sinsabores, ser del Atleti es una mala adicción inevitable y ser del Atleti es ser una víctima en manos de nuestros dirigentes que son nuestros verdugos. El existencialismo busca alejarse de todo ligamen de afectividad con lo rojiblanco para no encontrarse con la repulsiva realidad que nos ha tocado vivir.

¿Es usted atleticista? Yo lo soy, soy culpable, he pecado de todo lo anterior de pensamiento, palabra, obra y omisión. Como ya no me queda el original, ahora vivo del sucedáneo. ¡Abajo el Atleti! ¡Viva el atleticismo!
Billie

sábado, 12 de julio de 2008

Mentiras, engaños e incógnitas de la venta del Calderón y el éxodo a la Peineta


Hace una año, más o menos, publicábamos en el Pobre Atleti un post sobre el tema de la venta del Calderón y el traslado a la Peineta. Sin duda, el tema es importante porque está en juego mucho más que un simple cambio de campo, está en juego la supervivencia del Atlético de Madrid. Esto es algo que la gente no se llega a creer todavía pero que, sin duda, en un futuro cercano sufrirán, y si no al tiempo.

Hablar sobre la venta del Calderón y el cambio a la Peineta obliga a hablar de números y eso, al final, marea a la gente, se cansa y no sigue leyendo, el tema se enfría y se olvida y aquí no pasa nada. Procuraré ser claro y conciso y no entrar en detalles para no aburrir, si alguien quiere números que me los pida.

En principio, tres son las razones que se han esgrimido, desde la directiva, para justificar como positiva y necesaria la venta del Estadio Vicente Calderón y el cambio a otro estadio más moderno:

1ª El aforo insuficiente del Vicente Calderón a tenor del número de solicitudes de abono y las previsiones de futuro.

2ª Conseguir dinero para sanear las deudas del club.

3ª Un campo nuevo, superior, más cómodo, en propiedad y con mejores accesos.

Vayamos por partes, el actual aforo del Vicente Calderón es de casi 55.000 espectadores y el número de solicitudes para abonarse al Atlético de Madrid esta temporada es de unas 50.000. La media de espectadores de la pasada temporada llegó a casi 45.000 y sí, podríamos entender que el Calderón se está quedando pequeño. Sin embargo, otros clubes tienen más problemas de aforo (véase el FC Barcelona) y han optado por otras soluciones, por ejemplo ampliar el estadio.

El Vicente Calderón tiene dos esquinas deshabilitadas, donde se sitúan los videomarcadores, que podrían cerrarse; de hecho hace años que se negoció con el Ayuntamiento para cerrar los boceles, operación bastante simple desde el punto de vista arquitectónico y administrativo; incluso, se podría cerrar únicamente el segundo anfiteatro para permitir ese espacio de seguridad a ambos lados del túnel de la M-30 y mantener los videomarcadores en su actual ubicación. Dicha operación se podría acometer en unos meses y ampliaría el aforo del Calderón entre tres mil y seis mil asientos.

Por otra parte, no debemos olvidar que el actual Vicente Calderón ya tuvo un aforo de 70.000 espectadores, similar al de la futura Peineta. Cuando el difunto Gil llegó al Atleti vació las gradas de público ya que llegó a casi duplicar los precios y el Estadio quedó vacío. Ante la falta de público, las reformas que se acometieron en el Calderón redujeron su aforo para ganar espacio e instalar fosos. Así, no debemos olvidar que el actual problema de espacio es culpa de los actuales dirigentes, en especial de Miguel A. Gil Marín (que fue el que dirigió toda la reforma), por su falta de previsión y por no predecir que algún día harían falta más asientos.

El tema económico es el más complejo y el más árido a consecuencia del baile de cifras que se ofrecen. Cuando el Real Madrid dio su pelotazo inmobiliario particular con la venta de la ciudad deportiva, tema en el que no entraré, algún iluminado consideró que el dinero público podría subsanar las importantes deudas que el Atleti arrastraba por culpa de su nefasta gestión.

El año 2004 se iniciaron las primeras negociaciones con el Ayuntamiento de Madrid y se creó la División Inmobiliaria Atlético de Madrid S.A., que contaba como único patrimonio con el Estadio Vicente Calderón tasado en unos 226 millones de euros. Aquellos que fueron condenados por la justicia por no depositar 16 millones de euros para adquirir el Atlético de Madrid se convertían en los propietarios de una empresa de 226, qué lamentable ironía.

Enseguida, se vendió un 15% de la sociedad a las empresas Andria, Fadesa-Martinsa (en la actualidad a punto de la suspensión de pagos) y a Caja Madrid por 33 millones de euros. Estas mismas empresas también están presentes en la operación de la Ciudad Deportiva de Alcorcón. Desde el año 2004, dato que la gente desconoce, el Atlético de Madrid paga alrededor de 1,2 millones de euros anuales a la Sociedad Inmobiliaria por el arrendamiento del Estadio Vicente Calderón; es decir, vivimos de alquiler.

Tras el protocolo de intenciones de julio de 2007 entre Ayuntamiento, Mahou, Atlético de Madrid y la Sociedad Inmobiliaria se preveía una plusvalía de unos controvertidos 80 millones de euros en favor del Atlético de Madrid. Datos posteriores demostraron que no tantos y hoy, desde la propia directiva se anuncia un cambio de estadio a coste 0.

El Atlético de Madrid arrastra una deuda, difícil de cuantificar pero que la propia directiva reconoce por encima de los 400 millones de euros. Si el Atlético de Madrid quiere ganar dinero con la venta de su estadio para paliar la deuda, lo lógico hubiera sido esperar a la realización de los Juegos Olímpicos en Madrid y después negociar la cesión del estadio olímpico al club a cambio de algunas prebendas y la venta de los terrenos del Calderón. Así sí se podía haber ganado algún dinero, pero lo que se ha hecho es comprometerse a construir un estadio por 160 millones de euros, demoler el Calderón por 18, pagar 20 más por el soterramiento de la M-30 y otros tantos por el acondicionamiento de La Peineta en campo de fútbol.

Por último está el tema de si el nuevo estadio será mejor que el Calderón. De entrada, parece evidente, que un estadio nuevo ha de ser mejor que uno de más de 40 años. Totalmente de acuerdo si hablamos de cuestiones arquitectónicas, estéticas y estructurales pero, de lo que se trata es de saber si será mejor para el público y para el equipo. ¿Qué visión se tendrá desde la última fila del último anfiteatro del fondo sur? ¿Y desde la primera fila, a ras de césped, se verá la línea de fondo del otro campo? ¿Serán suficientes tres mil plazas de aparcamiento para 71.000 espectadores? ¿Es realmente más fácil llegar a San Blas en transporte público que a la Puerta de Toledo que tiene hasta cercanías de Renfe?

Además, está el tema de la propiedad del suelo y la propiedad del estadio. El estadio será del Atleti en el 2016 pero disponible por el Ayuntamiento hasta el 2024 si se celebraran los juegos olímpicos y durante ese tiempo habría que pagar al Ayuntamiento un canon de cesión, es decir, un alquiler y no barato: ¡80 millones de euros por 14 años!

Por otra parte, si Madrid gana los Juegos y el estadio está acondicionado para ser estadio de fútbol habrá que realizar y pagar las obras de acondicionamiento ¿cómo y cuándo se realizarán las obras para convertir un estadio de fútbol en uno de atletismo con diez pistas de tartán? ¿dónde va a jugar el Atleti en el período de tiempo en que se ejecuten dichas obras? Y cuando acaben los juegos ¿cómo y cuándo se realizarán las obras para convertir un estadio de atletismo en uno de fútbol y dónde va a jugar el Atleti en ese período de tiempo? Es seguro que durante muchas jornadas el Atleti no dispondrá del campo para jugar sus partidos ¿dónde lo hará?

La última pregunta es ¿de quién será el suelo sobre el que se levante el nuevo estadio? El ayuntamiento de Madrid no cede suelo público, sólo lo permuta, pero el Atleti no posee las doce hectáreas de suelo sobre las que se levantará el estadio de la Peineta, de manera que los técnicos municipales sólo conciben que el Atlético de Madrid sea propietario del edificio y este tema no tiene fácil solución.

Eso sí, las páginas de los diarios y algunas emisoras de radio hablan y hablan de la operación pero no dicen ni mu’ de todas estas circunstancias. Parece que el único debate es si vale más mantener un estadio arcaico y ser un club de tradición que se aferra a su esplendoroso pasado o construir un nuevo estadio, tecnológicamente superior, que nos sitúe como un club moderno y de futuro.
El debate es si el Atlético de Madrid sobrevivirá al cambio de estadio y en qué circunstancias. Personalmente, veo inviable echar para atrás una operación tan beneficiosa para el Ayuntamiento y para los negocios de las familias que nos mal dirigen pero, al menos, siempre nos quedará protestar hasta el final. Como mínimo, que ningún medio de comunicación pueda decir que la afición rojiblanca aplaude la venta de su estadio. Hay que luchar desde la primera jornada y gritar bien alto que no nos queremos ir, que nos echan.
Billie

sábado, 28 de junio de 2008

La "cruda" realidad


Aunque parece que el Atleti empieza a remontar el vuelo tras unas penosas campañas, con descenso incluido y dos temporadas en segunda división, aún es difícil mostrarse optimista sobre la situación deportiva del club. Evidentemente, la cuestión social y la económica ni las mencionamos.

En una simple ojeada, a lo que podríamos considerar como el “presente futbolístico” español, es decir, al histórico de las últimas 10 temporadas, mucho tenemos que bajar en la tabla para encontrar el nombre de nuestro amado Atleti, en concreto hasta el 14º lugar. Cuatrocientos doce puntos ha sumado el equipo rojiblanco madrileño en las últimas diez temporadas, sólo cuatro más que el Racing y bastantes menos que el Celta o la Real Sociedad –que también han estado en Segunda División en este periodo de tiempo-. Penoso.

El hecho de haber concluido la Liga en cuarta posición y jugar la previa de la Champions no puede servirnos de consuelo. En diez años, un cuarto puesto no puede ser sinónimo de éxito y más cuando 9 equipos españoles han participado en la Liga de Campeones en estos últimos 10 años: Real Madrid, Barcelona, Valencia, Deportivo, Villarreal, Celta, Real Sociedad, Mallorca y Betis.

Como único logro del Atlético de Madrid, desde la temporada 1998/1999 hasta la temporada 2007/2008, está el haber jugado dos finales de Copa del Rey y haber participado dos veces en la Copa de la UEFA, números similares a los del Getafe y muy inferiores a los del Zaragoza, Sevilla, Español o Deportivo, por poner un ejemplo.

Estos son los títulos conseguidos por equipos españoles en los últimos diez años:

Barcelona: 3 ligas, 2 Supercopas de España, 1 Copa de Europa
Betis: 1 Copa
Deportivo: 1 liga, 1 Copa, 2 Supercopas de España
Espanyol: 2 Copas
Mallorca: 1 Copa, 1 Supercopa de España
R. Madrid: 4 ligas, 2 Supercopas de España, 3 Copas de Europa, 1 Supercopa de Europa, 2 Copas Intercontinentales
Sevilla: 1 Copa, 2 Copas de la UEFA, 1 Supercopa de Europa
Valencia: 2 ligas, 2 Copas, 1 Supercopa de España, 1 Copa de la UEFA, 1 Supercopa de Europa
Zaragoza: 2 Copas, 1 Supercopa de España

Nueve equipos han añadido algún trofeo a su palmarés, el Atleti sigue canino desde “el doblete”. Un colchonero de doce años nunca ha visto ganar un título a su Atleti pero sí ha contemplado la derrota de La Cartuja, la de Mestalla y un descenso a Segunda División. Pregunta para los más optimistas: ¿Para cuándo un título? Es igual, ya se encargará la Sra. Rushmore de explicarnos el porqué ya no somos grandes.
Billie

jueves, 19 de junio de 2008

La Copa de la Liga (2ª parte)


La tercera edición de la Copa de la liga fue la 1984/85, permanecía el formato de 22 equipos; 18 de primera, 1 de segunda, 2 de segunda B y uno de tercera. El Atleti se libró de la primera eliminatoria y en la segunda se enfrentó al Real Murcía al que vapuleó cinco a cero en el Calderón y 0-4 en la Condomina. Los cuartos de final nos midieron al Betis al que superamos con más apuros, victoria en el Calderón por 3-1 y derrota en el Benito Villamarín por 2-1.

En las semifinales nos esperaba el RCD Español. El partido de ida en el Calderón fue una auténtica apoteosis futbolística rojiblanca. El once de Luis hizo lo que quiso con los pericos de Azkargorta; Votava subía la banda con comodidad y Quique Ramos y Rubio causaban estragos en los extremos, Landáburu mostró un amplio repertorio de pases en corto y en largo y trenzadas paredes con Marina, y en la delantera, la dupla Hugo y Cabrera traía en jaque a los blanquiazules. El partido fue de ataque total por ambos bandos pero la solidez de Arteche y Balbino y la seguridad de Pereira se impuso sobre la vacilación e imprecisión de los pericos. El resultado final fue de 5-1, como anécdota cabe destacar la expulsión de Luis, coreado por el público cuando abandonaba el banquillo. El choque de Sarriá era intrascendente pero, aún así, se ganó 0-2.

El Atleti llegaba a su segunda final consecutiva, el rival: el Real Madrid. Los merengues habían tenido una competición de auténtico lujo ya que fueron excluidos de las dos primeras rondas a causa de la final de Copa de la UEFA.

El partido de ida se jugó en el Calderón el 5 de junio. Aunque los rojiblancos habían pedido un aplazamiento de un día, los merengues se negaron a cambiar la fecha. Con 35 millones en taquilla, el Atleti de Luis jugó un gran encuentro ante el once de Molowny. A los diez minutos, Rubio ya había puesto el 1-0 en el marcador y se intuía una victoria rotunda y fácil; sin embargo, al poco de comenzar la segunda mitad empataba Pineda. Los rojiblancos no se vinieron abajo y en diez minutos, Arteche y Cabrera marcaron dos golazos que dejaban un claro 3-1 en el electrónico. El Madrid, con la suerte que le caracteriza, recortó distancias en las postrimerías con gol de Santillana. Así, el resultado final fue de 3-2 aunque el Atleti mereció más.

La vuelta se jugaba en el Bernabeu el 15 de junio. El Madrid alineó a Ochotorena, Chendo, Stielike, Camacho, Sanchís, San José (Isidro 80), Gallego, Michel, Pineda, Santillana, Juanito (Fraile 60). El Atleti a Pereira; Votava, Tomás, Balbino (Ruiz 69), Arteche, J. Prieto (Rubio 59), Landáburu, Q. Ramos, H. Sánchez, Marina, Cabrera.

Luis optó por Prieto en vez de Rubio para frenar a Michel y Molowny encargó a Chendo la tarea de marcar a Landáburu por todo el campo para impedir los contragolpes rojiblancos, situando a Camacho en el lateral derecho. La jugada le salió bien a pesar de lo rocambolesca de la misma. A los 25 minutos, Stielike abría el marcador, apenas dos minutos después de que un fallo suyo provocó una gran intervención de Ochotorena ante Cabrera.

El Atleti no se vino abajo pese al gol en contra y dispuso de ocasiones para empatar el partido en las botas de Cabrera y Quique Ramos. Ya en la segunda mitad, Luis metió a Rubio en el campo y mandó a los suyos a presionar arriba. Molowny metió a Fraile en el campo para perseguir a Landáburu y dejó a Chendo con Rubio.

Con la suerte característica del Real Madrid, cuando más presionaba y más cerca se veía el gol del empate rojiblanco llegó el segundo del Madrid, obra de un jovencito Michel. El Atleti caía por 2-0 en el Bernabeu y perdía su segunda final consecutiva de la Copa de la liga.

La temporada 1985/86 se jugaba la última edición de una descafeinada Copa de la Liga. Curiosamente esa temporada, el Atlético de Madrid, el FC Barcelona y el Real Madrid jugaron las finales de la Recopa, Copa de Europa y Copa de la UEFA, lo cual les eximió de las primeras rondas, además el mundial de México 86 hizo que ninguno de los internacionales españoles pudieran participar en la competición.

El Atleti se quitó de encima al Valladolid y al Sestao en las primeras eliminatorias pero sin demasiada brillantez. En semifinales nos cruzamos con el Barça, con el que perdimos 0-1 en el Calderón y al que no pudimos superar en el Nou Camp, empatando a uno. El FC Barcelona fue el vencedor de la última Copa de la Liga superando al Betis en la final a doble partido.
El Atleti alcanzó dos veces las semifinales y jugó dos finales pero la Copa liguera se nos resistió siempre, una pena. Aún así, su recuerdo es agridulce ya que aquel Atleti sí gano la Copa del 85 y alcanzó la final de la Recopa en el 86 después de una larga trayectoria sin éxito alguno.
Billie

miércoles, 11 de junio de 2008

La Copa de la Liga (1ª parte)


La Copa de la Liga nació en la temporada 1982/83 y se celebró hasta la temporada 1985/86, es decir, un corto recorrido de apenas cuatro ediciones. La Copa de la Liga solía jugarse después de la Liga y a doble partido, incluso la final. La competición pretendía aumentar los ingresos de los clubes por taquilla y por televisión pero no obtuvo los resultados esperados. La negativa de TVE a permitir que las autonómicas pudieran pujar por retrasmitir los partidos y el poco público en los campos convirtió el trofeo en deficitario para muchos equipos. Así, ni tan siquiera el incentivo de jugar la UEFA, que se ofrecía al vencedor de la competición, salvó el campeonato. El Atl. Madrid fue uno de los pocos equipos que sí consiguió, año tras año, rentabilizar la Copa de la Liga y gracias a ella los jugadores llegaron a cobrar, algunas veces, las primas que a esas alturas de temporada se les adeudaba.

En la primera edición participaron los 18 equipos de primera división, entre ellos obviamente el Atlético de Madrid. La primera ronda emparejó a los colchoneros con la Unión Deportiva Salamanca a la que se superó fácilmente con un 0-0 en el Helmántico y un 4-1 en el Calderón; en la segunda ronda, el Atleti tuvo más dificultades para superar al campeón liguero, el Athletic, a pesar del 3-0 de la ida en Madrid, los vascos superaron a los colchoneros en San Mamés por dos a cero y apunto estuvieron de eliminar a los madrileños pero no fue así. En cuartos el Atleti se emparejó con Las Palmas y perdió 1-0 en el Insular pero en el Calderón se le dio la vuelta a la eliminatoria con un contundente tres a cero. El Atleti se plantó en semifinales contra el Barça, al que ganó 1-0 en el Calderón pero la vuelta en el Nou Camp fue desastrosa; el FC Barcelona de Schuster y Maradona goleó a los rojiblancos con pasmosa facilidad, a la media parte, el once colchonero caía por 3-0 con goles de Schuster, Víctor y Carrasco. Pedraza y Hugo Sánchez tuvieron buenas ocasiones para acortar distancias pero Urruti tuvo un día inspirado. En la segunda parte el Barça remató la faena, 5-1. Una derrota humillante ante un inspiradísimo equipo entrenado por el flaco Menotti. La final la ganaría también el FC Barcelona, ante el Real Madrid, proclamándose el primer vencedor del trofeo.

La temporada 1983/84 participaron 22 equipos en la competición, los dieciocho de primera más uno de 2ª (Atlético Madrileño), dos de 2ª B y uno de 3ª. El trofeo se devaluó mucho debido a las ausencias de los internacionales convocados para la Eurocopa de Francia en la que España fue subcampeona. En primera ronda nos tocó el Madrid de Butragueño, con el que empatamos a uno en el Bernabéu y al que eliminamos en un partido malo pero emocionante en el Calderón con 3-2 para los nuestros. El Madrid de Di Stéfano, como entrenador, cerró la temporada sin ganar un sólo título. En la siguiente ronda nos volvimos a cruzar con el Athletic, campeón de Liga otra vez, al que ganamos en los dos partidos. 1-3 en Bilbao y 3-2 en Madrid. En los cuartos de final nos tocó el RCD Español y se le venció con comodidad, 0-2 en Sarriá y 4-2 en el Calderón en un partido precioso de fútbol ofensivo, sobre todo la segunda mitad. En semifinales, el Barça se volvía a cruzar en nuestro camino pero, esta vez, fue el Atleti el vencedor; Maradona se había fugado a Argentina sin permiso, Menotti tenía un pie fuera del club y el equipo estaba roto lo que aprovechó el Atleti para ganar 1-2 en el Nou Camp con un partidazo de Hugo Sánchez, autor de los dos goles. En el Calderón, sin embargo, tocó sufrir pero se empató a uno con polémico arbitraje de Urío Velazquez que dejó al Barça con nueve jugadores. El Atleti llegaba a su primera final contra el Real Valladolid.

El 26 de junio, en el Vicente Calderón se jugó el partido de ida. La grada clamó: ¡Hugo quédate! durante toda la primera y resultó porque Hugo siguió un año más. El Atleti se vio sorprendido por el buen juego del Valladolid conducido por un chaval de 20 años, llamado Eusebio. En la segunda parte los rojiblancos acorralaron a los vallisoletanos y dispusieron de sobradas ocasiones para abrir el marcador pero entre Fenoy y el poste evitaron el gol. Así, con empate a cero, todo quedó para la vuelta el 30 de junio.

En Zorrilla, el Real Valladolid presentó el siguiente once: Fenoy; Aracil, Navajas, Gail, Richard; Moré, Eusebio, Jorge, Minguela; Yáñez y Da Silva. En el Atlético, Luis Aragonés puso la siguiente formación: Pereira; Votava, Arteche, Ruiz, Tomás; Mínguez, Julio Prieto, Landáburu, Marina; Hugo Sánchez y Rubio. El partido concluyó con empate a cero y hubo de jugarse una prórroga en la que la ilusión de los pucelanos pudo con el oficio de los rojiblancos. Votava marcó en propia meta y posteriormente, Fortes y Minguela certificaron la derrota colchonera. El Atleti consiguió, eso sí, 47 millones de pesetas por las cinco eliminatorias lo que le vino muy bien para su deficitaria economía. Continuará.
Billie

jueves, 5 de junio de 2008

Haciendo Balance (las notas 2ª parte)

Raúl García: Notable temporada del navarro. Entregado y mentalizado desde el primer partido haciendo precisamente de esa mentalización su principal virtud junto a su poderoso físico. Su bajón físico coincidió con los peores momentos del Atleti en toda la temporada lo que muestra la importancia que tiene y ha tenido. Necesita alguien cerca de corte más defensivo para despreocuparse un poco y tirar más hacia arriba.

Motta: Los pocos partidos que hemos podido disfrutar de Motta entre consulta médica y consulta médica no lo ha hecho mal. Podríamos decir que no se ha presentado al examen y que el chaval tiene un futuro prometedor y que apunta maneras aunque no sabemos si como experto en rodillas o como futbolista. Lo suyo sería decir que se queda sin calificar pero le daremos un aprobado porque se ha sometido a los experimentos de nuestro médico el Sr. Villalón y todo indica que volverá a andar y que ha sido fuerte para salir con vida de las pruebas.

Jurado: Ha cumplido exactamente con lo que se esperaba de él es decir nada. No ha hecho nada, no ha servido para nada, no ha propuesto nada, no ha sido bueno pero tampoco malo, ha sido transparente insipido e inodoro. Otro que debería quedarse sin calificar por neutro como el Ph. Otro que prometía a un par que todavía ven en sus posturitas una muestra de brillantez. Suspenso. Por amagar y no dar.

Santana: El very cleber como se le denominaba en el tebeo que dan a la entrada del Calderón. El brasileño muy clever no parece como tampoco lo parece quién lo trajo, el ínclito Pitarch que sigue como un cabezón defendiéndole y juzgando como mal aficionado a quién se atreve a silbar a su apuesta personal. Yo que no soy como Pitarch no he conseguido atisbar el grandioso juego de Santana así que suspenso.

Camacho: Una de las agradables sorpresas de la temporada. Ha jugado el último tercio de Liga a un nivel notable. Curioso cuanto menos que nos haya tenido que sacar algunas castañas del fuego este chaval de la cantera de 18 años recién cumplidos. Intenta hacer lo que sabe y directamente no se complica con lo que no sabe lo que le hace como 100 veces más digno para vestir nuestra camiseta que una mayoría de la plantilla. Ya tiene puesto la próxima temporada.

Maniche: Se atrevió a decirle a Aguirre que no había ganado nada y el mexicano en vez de agradecerle ese arranque de sinceridad va y lo echa. Ya venía dando muestras desde la temporada pasada que para él este equipo era lo que para un guiri es Benidorm: un sitio de sol descanso cachondeo y buena comida. Lo debió pasar mal en Moscú el hombre. Suspenso por golfo y porque el cabroncete es buen jugador y alguna vez nos lo ha demostrado.

Reyes: Un puñal de la banda izquierda, aunque también apuñale la derecha por necesidades tácticas. Que por apuñalar no sea: ya nos apuñaló el año pasado pagando dinero por no jugar en nuestro equipo. Y nosotros los aficionados no supimos agradecerle que hiciera lo posible por no venir... ojalá hubiera pagado también este año por no venir. Ha metido un gol menos que Pernía. Un desastre. Lamentable lo del payo. Que se ria de su padre. Muy deficiente.

Luis García: Empezó bien la temporada lo que hacía suponer que iba a ir a más, pero no. Mala temporada de otro fichaje que creó bastantes expectativas por la buena temporada que hizo aquí hace 4 años. Impreciso y con poca claridad. Torpe y lento aunque es de los que nunca se arrugan y nunca da una mala contestación ni mal ambiente. Tristemente hay que suspenderlo porque ha tenido partidos deleznables pero ojalá el año que viene vuelva a demostrar lo buen profesional que es.

Simao: Éste es uno que empezó mal y con altibajos debido a las lesiones ha terminado una temporada buena. Nos ha dado alternativas a balón parado y ha demostrado en parte que el pastizal pagado por él ha merecido la pena. Se espera más de él y teniéndole un punto más alto a él y a otro par de la plantilla este equipo puede crecer mucho la temporada que viene. Su experiencia va a ser fundamental para saber que hacer en las eliminatorias de Champions (si es que pasamos la previa).

Maxi: No se puede ser muy analítico con ‘la Bestia’. Es un jugador que nunca nunca debería dejarnos porque nos ofrece ese orgullo de jugador que no se compra y que por tanto no hay que vender. Chusma como Seitaridis, Reyes o Maniche le deben odiar. Puede hacer un buen o un mal partido o regulares como han sido la mayoría esta temporada pero nunca dejaremos de agradecerle su entrega y su compromiso. Bien por él. Por cierto ha estado como siempre en su nivel de goles de todas las temporadas y de los realmente importantes, de los que ganan puntos.

Miguel de las Cuevas: Otra grata sorpresa de la temporada y no por el juego desplegado que en los pocos minutos que se le ha visto yo definiría como bueno, sino simplemente por poder mantenerse en pie después de pasar más de un año por las manos de nuestros servicios médicos. El día que le vi de corto y échandose una carrerita se me escaparon unas lágrimas, supongo que como a su madre que ya temía tener al chaval todo el día en casa en silla de ruedas. Ojalá el año que viene pueda tener más minutos si no es aquí en otro equipo de primera. Una cesión de esas que hacen los vikingos con nosotros como en el caso Jurado le vendría muy bien para acabar de demostrar lo que sólo aparenta de momento.

Mista: A este nunca le verán protestar porque no tiene minutos como hacía en el Valencia. Es un chico féliz, se le ve en la cara. ¿Quién no lo estaría teniendo un sueldo
extraordinario y sin pegar chapa y teniendo de jefe de tú jefe a un amiguete?. No habrá genio que lo venda y si encima el que en nuestro equipo es el encargado de vender es un crétino, no lo quiero ni pensar. Suspenso. Por feo.

Agüero: En dos años será el mejor jugador del Mundo. Jugador de época. Cómo al final preñe a la hija de Maradona con la que al parecer tiene un amorío y la criatura salga futbolista, va a ser espectacular. Absolutamente deslumbrante la temporada que ha hecho y da la sensación de que puede dar más. Matricula de Honor. No puede ser de otra forma. La temporada que viene cum laude. Gracias Kun.

Forlán: No está al nivel de Agüero porque nadie lo está. Tampoco al nivel de Raúl García y Camacho que han tenido un notable. Entonces voy y le pongo sobresaliente porque como los malos profesores al final hay que repartir notas. El uruguasho ha sido sin duda un acierto y no porque ya no se fallen goles en el Calderón como parecía que iba a pasar tras la marcha de Torres porque Forlán los ha fallado tanto o más que Torres, sino porque se ha dejado la piel y su movilidad y compenetración con el Kun han proporcionado beneficios fundamentales a este equipo. Otro que ha acabado reventado. Con descanso el año que viene volverá a ser fundamental.

Aguirre: El mexicano ha cumplido y esto no es discutible aunque misteriosamente ha tenido constantemente un lobby de presión persiguiendole y creando leyendas urbanas que se han colado en el subconsciente del afín y no afín colchonero. A saber... Aguirre es defensivo y el equipo no da espectáculo. Haría falta un post entero para desmentir esto pero que nadie lo tema, no lo voy a escribir. Baste decir que ha jugado toda la temporada con dos delanteros natos y dos tios de banda como Simao y Maxi que no son defensivos precisamente, y que jugar lo que se dice jugar no juega casi nadie (¿es que acaso el flamante equipo vikingo campeón de la Liga juega a algo y da espectáculo?) A favor de Aguirre que nos ha metido en Champions y que ha dejado fuera a gente como Mista, Jurado, Eller y Ze Castro. También ha contado con la cantera con Camacho y Joshua aunque haya sido minimamente y se ha traido a Raúl García. En contra que ha contado con Pernía como jugador de fútbol y ha contado también demasiado con Reyes y que largó a Maniche cuando realmente lo necesitábamos. Es posible que no tuviera otra oportunidad pero parece que podría haber obrado de otra manera. Aprobado el mexicano. Esperemos que en su terecer año (si, es un milagro) mejore nota.

miércoles, 28 de mayo de 2008

Haciendo Balance (las notas, 1ª parte)


Dónde esté un buen cocido que se quiten los balances de final de temporada. Sirven de poco. Los errores cometidos en un equipo pesimamente gestionado como el nuestro sólo pueden ofrecer más ideas nefastas para los que mandan. Pero un blog es distinto: se trata de evacuar ideas siempre personales que tengan buena o mala acogida y más cuando se trata de hablar de los que saltan al campo a jugar, los protagonistas, los actores de todo esto. Unos privilegiados. ¿Quién no ha soñado alguna vez con ser futbolista...?. Que conste que sigo prefieriendo un buen cocido, pero allá va el balance:

Leo Franco: Aprobado, raspado. La mitad de temporada que ha jugado debido a su lesión ha sido regular tirando a bajo. Se salva con ese penalty parado contra el Getafe crucial visto lo visto ya que salvó un punto al final esencial para conseguir el objetivo de la Champions. Por lo demás ni grandes cagadas ni paradones excelentes.

Abbiati: Suspenso, aunque casi aprobado. En su balance creo que alguna cagada más que aciertos. Se le vio comprometido y es de agradecer. Suerte allá donde vayas. No es mal portero, pero no ha tenido suerte.

Falcón: Bien. Valorando lo que se pudo ver de él en Copa lo hizo bien con paradas de importancia contra el Granada 74 y el Valladolid. Ya contra el Valencia y teniendo delante la defensa trampa que hemos sufrido durante todo el año se deshizo un poco. Se va del equipo. Suerte también. Ojalá midiera 5 cm más.

Seitaridis: Muy deficiente. Sin actitud. Un golfo que no merece volver a vestir nuestra camiseta. Otro más y van ni se sabe que vienen a este equipo de vacaciones a reirse de esta institución. Calculando los plazos de su lesión y recuperación para llegar fresco a la Eurocopa. Gusta de hacer penaltis bobos y meterse goles en propia puerta. Espero que se vaya pero a éste no le deseo ninguna suerte.

Valera: Aprobado. Ha jugado siempre en una posición que no es la suya y lo ha hecho aceptablemente. Ha tenido mala suerte con las lesiones porque cuando recuperaba forma y confianza se volvía a lesionar. Fantástico el marcaje que le hizo a Ronaldinho en Barcelona y en el Calderón. Clásico jugador humilde y capaz que hace falta en una plantilla competitiva. Ojalá que se quede y si se va que sea cedido y que vuelva.

Antonio López: Bien. Notable si hablamos de la profesionalidad demostrada durante esta dificilísima temporada para él. De menos a más. Cuando sus problemas familiares se terminaron aunque fuera de manera trágica se volvió a ver a un Antonio López muy capaz en la derecha y en la zurda. El mejor de la defensa.

Pernía: es dificil destacar el aspecto más negativo en el juego de este jugador. Lamentable su segunda temporada en el Atleti y con esta vannnnnnn dos, si, desgraciadamente lleva dos temporadas en nuestro equipo. Aún así ha puesto esfuerzo y tiene cara de buena persona. Metió un gol contra el Mallorca en la segunda jornada. Al menos nos ha dejado esencia de su famosa capacidad anotadora con la que se hizo famoso en el Geta. Se ve que no ha querido deslumbrarnos y después del Mallorca descansó. Muy deficiente. Que se vayaaaaaa.

Pablo: A pesar de ser uno de los mejores delanteros de los equipos contrarios en lo que a asistencias de gol de refiere ha completado un fin de temporada bueno y entre cagadas y aciertos la balanza al final se escora hacie el aprobado. Merece comerse un kilo de escudos del Madrid por bobo y por vikingo. Que sean de esparto. Si con su dinero fuéramos a fichar algo mejor pues que se fuera ya pero como no va a ser así mejor que se quede.

Eller: Ha jugado poco lo que ha mantenido nuestras oportunidades de hacer algo digno esta temporada. Ha alternado partidos malos con algunos muy malos. Se le recuerda algunos minutos donde se le confundió con un central de primera división. Aunque nos pagaran 20 millones por él no sería una cantidad suficiente que cubriera el esfuerzo de haberle visto jugar. La saca de atrás mejor que Pernía y Pablo. Insuficiente.

Perea: Se ha hartado de correr el morenito y como eso lo hace muy bien y se ve que le gusta pues podemos considerar su temporada como buena. Es una pena que no haya habido nadie más que cubriera su puesto en el centro de la defensa porque de lateral derecho podría haber corrido mucho más y él aún se lo hubiera pasado mucho mejor. Ha renovado hasta el 2011. Alguien le dijo que no sacara la pelota y le hizo caso. Es obediente. Da un rasgo étnico al equipo muy interesante.

Ze Castro: Hay poco que decir. Aguirre le pilló manía por meterse algún gol en propia puerta y por ser amigo de los delanteros contrarios. Que le vamos a hacer si el portugués tiene ese rasgo tan marcado de empatía. Vino a hacer amigos a la liga española y el cruel Aguirre no se lo ha perdonado. Corrió el rumor de que la sabía sacar bien desde atrás y de que había tenido algún encontronazo verbal con el entrenador. Lo primero se ha visto que es falso y lo segundo no está confirmado. Insuficiente. (continuará...)
BTronick

miércoles, 21 de mayo de 2008

Haciendo Balance (2ª parte)

Tras el parón navideño, el Atleti volvió a ganar dos partidos pero perdió contra el Madrid en el Calderón. El equipo rojiblanco había perdido contra todos los equipos que le antecedían en la tabla, lo que significaba que faltaba solidez, cohesión, capacidad para competir y ambición. Lo peor estaba por venir, Maniche fingió una lesión para no viajar a Granada, Aguirre le pilló y acabaron diciéndose cuatro cosas en el vestuario. El mejicano no se tomó bien el altercado y decidió desprenderse del luso, que se fue al Inter. El equipo perdió de nuevo contra el Mallorca y sólo se pudo empatar en casa con el Murcia, se hablaba de crisis.

La Copa fue una competición aciaga y desalentadora, además de corta. En diciembre y enero el Atleti se deshizo de Ganada 74 y Valladolid, respectivamente, con más problemas de los esperados. El sorteo de cuartos de final nos emparejó con un Valencia que vivía su etapa más funesta; aún así, perdimos la ida por 1-0 y hasta tuvimos suerte. En el partido de vuelta, el 30 de enero, el Atleti remontó la eliminatoria en veinte minutos (2-0) y la volvió a perder en otros veinte (2-2) en una de las típicas pájaras de la defensa rojiblanca durante la temporada. A falta de media hora para el final Varela nos volvió a poner por delante 3-2 pero el Atleti fue incapaz de rematar la faena y quedó eliminado. Era la primera decepción de la temporada.

La eliminatoria de dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA contra el Bolton fue todavía más nefasta que la eliminación de la Copa. El Atleti fue incapaz de hacer un gol en 180 minutos contra un mediocre equipo inglés, que se permitió el lujo de reservar jugadores. Todo un drama.

El 14 de enero, Enrique Cerezo volvió a sentarse en el banquillo acusado de no pagar las acciones que posee y de otras irregularidades varias; se ve que el hombre pasó un mal rato delante de su Señoría aunque se sospecha que también saldrá de esta..., o no.

Volvamos a la liga, tras dos derrotas consecutivas contra Athletic y Osasuna. En la jornada 25, el Atleti era cuarto con 41 puntos, a sólo dos de ventaja de Espanyol y Sevilla, y a tres del Racing. El Atleti se enfrentaba al Barça y se mascaba la tragedia. En lo social las cosas estaban aún peor, Cerezo había decidido hacerse una foto con la camiseta del Madrid y, no a consecuencia de ello sino de la mala situación deportiva y económica y la mala gestión, centenares de colchoneros decidieron congregarse ante la Puerta 0, una hora antes de cada día de partido, para cantarle las cuarenta a los del Palco, una noble iniciativa.

El partido y la protesta fueron todo un éxito. El Kun completó uno de los mejores partidos de su vida y él solo volvió loca a toda la zaga culé. El Barça se adelantó con golazo de Ronaldinho pero el Atleti hizo cuatro goles aquella noche. Además, Aguirre hizo debutar a un chaval de 17 añitos llamado Camacho, a final de temporada, ya era titular indiscutible.

Sin UEFA y sin Copa, el equipo siguió en la lucha por la liga. Tras perder con el Zaragoza y ganar al Levante, el Atleti se enfrentaba al Sevilla en un partido crucial para las aspiraciones colchoneras que se saldó con victoria para el Atleti. Por primera vez, el equipo se sintió de Champions. Aún así, las cosas se complicaron en las siguientes cinco jornadas en las que el Atleti solo fue capaz de conseguir una victoria y sumar cinco puntos. En la jornada 34, el Atleti era cuarto a sólo dos puntos de ventaja del Sevilla y a tres del Racing; se veía un equipo físicamente fundido y moralmente al límite, con muy poco fútbol por ofrecer. Los siguientes tres partidos fueron tres victorias y, una semana antes de la conclusión liguera,el Atleti aseguró la plaza de Champions, eso sí, si se supera la previa. Continuará...
Billie

sábado, 17 de mayo de 2008

Haciendo Balance (1ª parte)


Una vez claro que el Atleti finalizará la Liga en los puestos de acceso a la previa de la Champions, parece un buen momento para hacer balance. Lo primero que deberíamos analizar es la inversión económica y la política de fichajes en esta temporada que termina.

El Atlético de Madrid incorporó nueve jugadores (Falcón, Abbiati, Cléber Santana, Motta, Luis García, Raúl García, Reyes, Simao y Forlán) y se deshizo de siete (Cuellar, Galletti, Gabi, Luccin, Costinha, Petrov y Fernando Torres). Se calculó una inversión de 82 millones de euros y ventas por valor de unos 42 millones, si bien estas cantidades son orientativas porque los clubes nunca informan de las cuantías exactas de los fichajes. Lo que parece claro es que el club gastó unos 40 millones de euros en la composición de la plantilla, una cifra record.

Los casos más controvertidos fueron la incorporación de Reyes, un jugador que había pagado dinero de su bolsillo para renunciar al Atleti por el Madrid la temporada anterior, la venta del buque insignia: Fernando Torres por 27 millones más Luis García y la operación Luccin-Motta, casi inexplicable, ya que apenas a una semana para empezar la Liga, Luccin -que había sido considerado por Aguirre el jugador clave de la plantilla- era malvendido al Zaragoza, y como consecuencia de ello se hubo de fichar a Motta, en una operación esperpéntica.

El objetivo del equipo, una vez alcanzada la clasificación para la UEFA a través de la Intertoto, era el de ocupar una de las primeras cuatro plazas ligueras y jugar una final de Copa o de UEFA.

Aguirre pretendía jugar un 4-4-2, con Leo en portería, Seitaridis y Pernía en los laterales y Pablo y Perea como centrales. Medio campo para Luccin y Raúl García con Simao y Reyes en bandas, más Forlán y Maxi en la delantera. Sin embargo, la marcha de Luccin y la lesión de Motta permitieron a Maniche hacerse con un hueco en el once titular; el bajo nivel de Reyes y el impresionante fútbol del Kun, enviaron al sevillano al banquillo y a Maxi a la banda, donde había pedido no jugar. Diferentes lesiones como las de Leo Franco, Seitaridis, Valera, Motta, etc. provocaron cambios en el equipo pero nunca substanciales.

Tras un inicio liguero bastante titubeante, tras la derrota del Bernabéu, el Atleti fue capaz de enlazar tres victorias contundentes y consecutivas para volver a caer derrotado contra el Barça en el Nou Camp. Sin duda, los partidos contra Madrid y Barcelona demostraron que el equipo era capaz de hacer minutos de buen fútbol y plantarle cara a cualquiera pero que estaba muy lejos del potencial de ambos equipos. Tras la derrota ante los culés, nueva racha de tres victorias, la última de infarto contra el Sevilla y derrota en el Calderón ante el Villarreal en otro memorable partido. 6 victorias, 2 empates y 3 derrotas, en once partidos. El Atleti era quinto con 20 puntos, a uno del cuarto: Valencia, y a cinco del líder: Madrid.

En la previa de la UEFA, el Atleti se impuso sin problemas al desconocido Kayserispor e inició la fase de grupos con un inquietante empate contra el Lokomotiv, gracias a un extraordinario y decisivo Kun Agüero.

El Atleti iniciaba, ahora, una racha de buenos resultados pero de un fútbol horrendo, empates a domicilio contra Almería y Recreativo, victorias contra Valladolid y Getafe en casa y victoria contra el Betis. La racha positiva finalizaba con una nueva derrota contra el Espanyol en el Calderón, tras un excepcional partido de los pericos contra un Atleti orgulloso. El Atleti continuaba quinto con 31 puntos, a uno del cuarto: Villarreal y a 10 del Madrid.

En la UEFA se enmendó el rumbo con tres victorias sobre Aberdeen, Copenhague y Panathinaikos, contra el que nos jugábamos el liderato del grupo y al que ganamos en el Calderón con un golazo de falta de Simao en las postrimerías del encuentro. Continuará
Billie

lunes, 12 de mayo de 2008

Atleti 1 Depor 0 (qué manera de sufrir)


Y colorín colorado este cuento se ha acabado. Se cierra el culebrón. 11 años después volvemos a tener opciones de jugar la Copa de Europa de siempre. Es para estar contentos y disfrutar estos días después de todo un año haciendo de esto algo casi milagroso. No es el día para ser el cenizo o el aguafiestas pero lo logrado hasta ahora, por mucho que se escriban toneladas de papel y se digan paridas por todas las radios deportivas y no deportivas, no es más que un cuarto puesto que da posibilidad de jugar la ronda previa a la Liga de ‘Campeones’. Lo logrado por nuestro equipo en este año del Señor de 2008 sería una temporada regular 15 años atrás y mala hace 30 años. Hoy en cambio es un triunfo histórico que suscita comentarios de alabanza de todos los medios de información y reuniones de cientos de colchoneros en nuestro Neptuno. Que cada uno saque sus conclusiones.

Lo del partido de ayer es para hacérselo mirar por un especialista en sociología. Si además de experto en sociología es experto en fútbol pues mejor, pero insisto que lo primero es lo más importante porque fútbol hay poco donde rascar. El especialista que se hiciera cargo de nuestra situación se daría cuenta ante un partido como el de ayer que la grada, lejos de aportar serenidad al equipo aporta histerismo y miedos difícilmente asumibles por nuestra panda de aguerridos jugadores. Desde el minuto 10 de la segunda parte se pedía la hora y todo este temor se colaba en el subconsciente de los nuestros hasta convertir lo que debería haber sido una lección de fútbol control en un pasmoso correcalles de infarto de miocardio. Qué suerte tuvimos de tener enfrente a un Deportivo que no se jugaba nada y que no se quería jugar nada. Un equipo normal con algún interés nos habría alejado de la Champions sin demasiados problemas.

No lo hicimos mal durante la mayoría del partido. O mejor... los jugadores no lo hicieron mal durante la mayoría del partido salvando algunas deshonrosas excepciones como Pernía y Luis García. Como equipo ya fue otro cantar. Pocas veces se puede ver a un grupo de profesionales llevar de manera tan nefasta una situación de tensión como la que tuvo que vivir el Atleti en la última media hora del partido. Si de lo que se trataba era de guardar el resultado todo el mundo entiende que lo mejor es mantener la bola. Pues gracias a que el Depor tampoco tenía mucha intención en tenerla, que si no... la hubiéramos cagado de verdad. La regalábamos y todos atrás, incluido Forlán, a ver como se aguantaba el chaparrón. Sólo el Kun quedaba arriba intentando pillar el pelotazo de turno y tratando de mostrar de nuevo lo bueno que es. Y lo volvió a demostrar.

En el campo correcalles de histéricas quinceañeras, en la grada desfibriladores, en el palco delincuentes y un ministro, y en el banquillo el mejicano que cumple objetivos y cumple expectativas: Aguirre. Es cierto que no se juega a nada y que se debería inculcar a los jugadores mejores maneras de llevar una situación como la que vivimos al final, pero los datos no dejan de darle la razón. En 11 años nadie ha hecho lo que él. Y además que se habla de un sustituto con apellido de flamenca y olé. Irgensantisima como venga Quique, vamos a saber lo que es fútbol espectáculo.

Acabo mis colaboraciones desde el Calderón haciendo una mención especial sobre Mariano Pernía. Mariano chato, deja esto. Eres un jugador malo en sesión continua, eres malo por la mañana por la tarde y por la noche. Ni una mala palabra ni una buena acción como diría butanito. En serio Mariano te estás convirtiendo en el peor jugador que ha pisado nuestro campo en los últimos años y mira que hemos podido ver a Colsa y al Pato Sosa y Richards y semejantes prejugadores. Hasta Eller tiene buenos días como el de ayer. Tú no, tú nunca. Canalla!
BTronick

viernes, 9 de mayo de 2008

Espanyol 0 Atleti 2

Váyanse preparando porque cuando nos echen del Calderón y nos lleven a la Peineta no vamos a ver una mierda. El atletismo y el fútbol no son deportes complementarios y no pueden practicarse en un mismo escenario. Y mira que hoy tenía una localidad de esas buenas pues aún así, todo está lejos cuando nueve calles de tartam se interponen entre tu asiento y el campo.


Reconozco que al principio no me he enterado de nada, intentaba adaptarme a esta nueva distancia a la que no estoy acostumbrado y no conseguía entrar en el partido. Por cierto, bastantes rojiblancos en las gradas de Montjuïc y algunos de los buenos. Fíjense en la instantánea de la Puerta 0 que era visible desde todo el campo. Hasta en Barcelona se persigue ya a Cerezo, que vino, por cierto y me saludó,
¡qué amable!

En media hora, y sin hacer gran cosa, el Atleti ganaba ya dos a cero aprovechando dos errores infantiles del Espanyol en jugadas a balón parado. Antes, Leo Franco y Pernía ya me habían puesto de los nervios pero el Espanyol es un equipo demasiado blandito y con muy poca moral. Un balón suelto en el área pequeña que resuelve el Kun y una media vuelta de un Forlán bastante recuperado, con más puntería y las mismas ganas de trabajar de siempre.

La segunda parte fue bastante más entretenida, seguramente, porque ya me había hecho a la distancia y porque el Atleti dispuso de ocasiones de sobra para marcar dos o tres goles más. El único sobresalto fue la lesión de Perea o mejor dicho la entrada al rectángulo de Eller, un auténtico presidiario de penal sudamericano de los chungos. Vaya elemento, suerte que se ha limitado a dar pelotazos y los pericos no le han apretado mucho.

Tras la reanudación, Maxi y Forlán me obsequiaron con dos jugadones que merecieron acabar en gol, lástima. La afición perica ya no podía más y se arrancó con un cántico que me rememoró aciagos tiempos pretéritos: “Hasta los huevos, estamos hasta los huevos”, después comenzaron a abandonar las gradas. El partido se consumía y Maxi se inventó un increíble remate en escorzo, a pase de Luis García, que se topó con la madera. Esto está hecho.

Faltan apenas unos minutos para el pitido final y después de comprobar mis pésimas dotes como fotógrafo, no hay foto buena, me lanzo hacia el túnel de vestuario a la caza de un megalómano recuerdo pero una veintena de chavales han tenido la misma idea y ya no tengo edad, sigo con las fotos.

El árbitro pita y la gente abandona sus localidades, la grada se vacía y consigo distinguir en el Palco blanquiazul a mi amado y prescrito presidente con Pitarch, Clemente Villaverde y compañía. No lo puedo evitar y llamo su atención afectuosamente: -¡Cerezo delincuente!, ¡Devuelve las acciones que no has pagado!, ¡Chorizo, paga lo que debes, ladrón!... La gente me mira con estupor y curiosidad, los encargados de velar por la seguridad no me dicen nada y prosigo con la letanía mientras el presi me saluda de la misma manera que el día del Barça, al menos no me ha sacado la cartera. –¡Eso, eso, saluda a ver si sales en la tele, ladrón! Salgo renovado, ha sido catártico, soy consciente de que no sirve de nada pero... bueno, cuatro voces al lila de Cerezo y a una victoria de la Champions.

jueves, 8 de mayo de 2008

La previa (Espanyol-Atleti)


A eso de las ocho y media llegaba el equipo al Hotel Hesperia, al menos eso es lo que me dijeron desde el club cuando llamé el martes. El Hotel Hesperia está bastante lejos del centro de la ciudad y llegar es un paseito, toda la línea 1 de metro hasta Hospital de Bellvitge. Un Hotel, en medio de la nada, al lado del Hospital y a medio camino entre Barcelona y el aeropuerto. El Hesperia es feo, un edificio de hormigón en plan mazacote con una seta en lo alto.


Llegué a la puerta a eso de las ocho y, evidentemente, no había nadie a excepción de dos chavalitos que ni tan siquiera eran del Atleti sino meros caza autógrafos, uno de ellos me enseña con orgullo una guía Marca con la firma de todos los jugadores de Primera División, créanme, impresionaba. Le falta por completar la página del Atleti, se ve que el día del Barça había bastante gente y no le hicieron mucho caso, es su última oportunidad para completar las páginas colchoneras.

Al cuarto de hora comienza a llegar la prensa. Cámaras de TV3 y redactores del Marca y del Mundo Deportivo.


Me pongo a hablar con ellos, me preguntan por la causa del fracaso permanente del equipo y soy muy claro con ellos: somos un equipo de mercenarios donde faltan jugadores del club de toda la vida que sientan los colores, los jugadores que vienen son tipo Reyes y llegan al Atleti por el sueldo y como escaparate pero no con la pretensión de jubilarse. Les explico el desastre de directiva que tenemos, los chanchullos de los Gil y la poca trascendencia de nuestras desgracias en los medios. Vivimos en la clandestinidad y en la marginalidad, denunciamos todas nuestras penurias en foros y blogs pero nos falta publicidad. El de Marca está al corriente y se hace el longui pero el de TV3 se sorprende y me pregunta que para qué he venido, le explico que sólo a tomar unas fotos para el blog e increpar algún directivo: -Si viene Cerezo o Gil Marín enfocadme que la voy a liar.

Sé que no vendrán pero de camino, en el metro, lo he preparado todo. Le ofreceré un billete de 20€ a Cerezo y le diré: -Cerezo te compro el club, toma, 20 euros más de lo que tú pusiste, cabrón. El cabrón sé que me saldrá del alma. Llega el autobús y baja el equipo, casi ninguno se para, sólo Agüero nos dedica un rato. Aguirre entra como una exhalación y Pitarch va detrás pero se lleva consigo un exabrupto mío; ya ves lo que le importa. Un mosso me mira mal, qué sabrá él de nuestra desgracia. En menos de un minuto ya no queda nadie.

Cuando me dispongo a marchar, en un último golpe de vista veo a Lázaro Albarracín en la puerta del Hotel, me acerco y le saludo. –Es usted lo único sano que queda en nuestro equipo es un placer saludarle. Vuelvo en el metro y compruebo la desgracia de fotos que han salido, no se puede, así es imposible.



martes, 6 de mayo de 2008

Compadreando


En esto de los blogs, como el que no quiere cosa, vas conociendo gente y haciendo amigos, así fue como conocí virtualmente a David -al que no he visto en mi vida y tenía esperanzas de ver el próximo jueves-, un perico de pro que lleva entre manos pericoscopio, un blog muy recomendable y punto de encuentro de la afición blanquiazul.

Hace unos días le pedí que me escribiera cuatro líneas sobre cómo veía el Espanyol-Atleti del próximo jueves y que quedásemos el jueves a tomar unas cañas, ya que un servidor estará en Barcelona. Lo último parece que habrá que aplazarlo ya que no irá al partido, corre el rumor de que la afición perica quiere sabotear el encuentro con su no asistencia. Así que, al menos, me ha escrito unas líneas, un punto existencialistas y descorazonadas pero es lo que hay, no corren buenos tiempos para el Espanyol.

Y parece ser que, otro año más, el cruce del Espanyol ante el At. Madrid va ser un partido más. Un partido más en esta Liga que hemos querido tirar a la borda, un partido más de una Liga que no hemos querido continuar después de los resultados de la primera vuelta. En fin, un partido que no va a ser lo que todos esperábamos, el cruce de dos grandes equipos dispuestos a pelear por la cuarta plaza de la liga. Y todo porqué hemos querido relajarnos y dejar verlas venir, y así pasa lo que pasa.

Pero para el At. Madrid todo es diferente. Pese a las irregularidades en el juego el Atleti ha sacado fruto, finalmente, de la sensacional plantilla que tiene cada temporada, parece ser que las inversiones esta vez han llegado a buen puerto y este año tiene todos los números para ir a Champions. Así que como veis, queridos lectores, el choque apasionado que se preveía entre dos de los mejores equipos de la Liga se ha echado a perder por la falta de interés de algunos o mejor dicho la falta de ganas. Por lo tanto, solo me queda decir que el partido, particularmente para mí, no va a tener aliciente y perdonen que sea tan crítico con el equipo pero los resultados cantan por si solos, el peor equipo de la segunda vuelta. Como he dicho los colchoneros son otra historia y probablemente se metan en Champions, y así que aprovecho para felicitarlos.
David

lunes, 5 de mayo de 2008

Atleti 3 Recreativo 0


Al final salió un partido plácido en el Calderón. Se esperaba más del Huelva y menos del Atleti, al menos yo, y al final incluso estuvimos hasta tranquilos lo que es mucho decir si hablamos del Calderón. Hacía buena tarde y los que nos habíamos quedado sin puente nos acercamos a nuestro estadio en un buen número. Durante toda la semana se había golpeado la conciencia colectiva del rojiblanco medio para que nadie criticara ni silbara. Absurdo. Si hay una afición más lerda en ese sentido esa es la nuestra. Criticamos pocas veces y casi siempre criticamos lo que no debemos y aún así los mensajes de jugadores y prensa eran claros y nos recordaban lo que debíamos ser y hacer: consumidores de un producto de calidad baja y sin derecho a reclamación. Así nos quiere Gil.

Empezamos enganchados y el Huelva asustado. Han conseguido caer mal esta gente con lo de la mano de Agüero el año pasado. Normal que se sientan víctimas pero curioso que se la monten a un jugador como Agüero que es de los más leales. Cualquier jugador normal habría intentado en su día meter el gol que metió el argentino y este así lo hizo esperando que un buen árbitro se lo anularía. No hubo buen árbitro y Agüero se ganó una fama injusta. Ayer en el partido ni siquiera protestó un gol anulado y cuando menos dudoso en la apreciación del fuera de juego. Nunca protesta, nunca se tira, también porque tirarle al suelo es dificilísimo. Agüero juega limpio aparte de bien, muy bien. Ayer volvió a marcar y fue con permiso de Camacho el mejor. O sea como casi siempre.

El primer gol de Camacho dio tranquilidad y el Huelva ni intentó hacer sangre de la triste situación de nuestra defensa. Ya en la Segunda parte, una jugada de pundonor y narices de Maxi que persiguió un balón hasta que se lo dio en bandeja a Agüero nos proporcionó más tranquilidad si cabe, y el tercero otra vez de Camacho, la alegría de ver como tenía el día redondo el chaval que el domingo cumple 18 años. Aparte de los dos goles el trabajo de Camacho durante todo el partido fue muy meritorio. Lo dijo Aguirre en la rueda de prensa pero es verdad que el chico no se complica, va arriba con facilidad, se ha tranquilizado en el tema de las faltas y mueve fácil los balones de una banda a otra sin más tonterias. También hizo un partido muy correcto Raúl García y menos mal porque llevaba varias semanas muy flojo. A quién ya no podemos esperar que se recupere es a Forlán. Está completamente fundido. Le hacen falta unas vacaciones como el comer. Es triste que un equipo como el nuestro no se pueda permitir un jugador en el banquillo para haber dado el merecido descanso a Forlán. Está tan, tan mal que puede convertir en gris una temporada que ha sido buena, sin pasarse pero buena. Lo que hay se llama Mista y está claro que Aguirre no le da ni un minuto. Ya podría el entrenador haber tenido los machos de subir a alguien de la cantera.

Nos sigue quedando que sufrir. Ni Sevilla ni Racing parece que aflojan y van a seguir molestando. Ganando dos de los tres partidos que nos quedan aseguramos el puesto en Champions que es lo mínimo a lo que debemos aspirar. Ojalá los nuestros demuestren la profesionalidad que demostraron con el Huelva y que no se hagan merecedores de una bronca como la que recibieron contra el Betis. Por mi encantado oiga.
BTronick

martes, 29 de abril de 2008

El que paga, manda


Recientemente, según predijo Sergio Medina, Marca ha iniciado una mini campaña contra la directiva rojiblanca a causa del mal trato que recibe su medio por parte del jefe de prensa del Atlético de Madrid. El director de Radio Marca, Paco García Caridad, en su programa “el Intermedio” dedicó un largo debate sobre la gestión del club y la venta del Calderón.

Durante el programa, Enrique Cerezo llamó para intervenir y, después de menospreciar a sus oponentes y de negarse a debatir con ellos, les invitó a “poner dinero” en vez de protestar. Se ve que Cerezo es amigo de enseñar la billetera a todo el que le protesta como signo evidente de que él es el que pone el dinero y el que paga, manda.

A día de hoy, nunca he visto, ni oído, ni leído a nadie, dentro del mundo periodístico, refutar este alegato. Incluso se oye a veces entre los aficionados, ora en los foros ora en las gradas del Vicente Calderón, que Cerezo pone su dinero mientras los que protestan no. Sin embargo, tal aseveración es una falacia, es decir, una mentira con apariencia de verdad. En concreto, es una triple mentira que espero desentrañar al final de este post.

En primer lugar, habría que coger con pinzas la afirmación de que Enrique Cerezo pone o ha puesto dinero por el Atlético de Madrid. Según la sentencia del Tribunal Supremo del 5 de mayo de 2004, Enrique Cerezo no puso nunca los 650.255.200 de pesetas que posee en acciones y por ello fue condenado por el delito de apropiación indebida a restituir las acciones al Atlético de Madrid. Cito textualmente: “Respecto al delito de apropiación indebida por el que son condenados, GREGORIO JESÚS GIL y GIL y ENRIQUE CEREZO TORRES deberán restituir al Atlético de Madrid las 236.056 acciones más arriba referidas”. Últimamente, Enrique Cerezo fue llevado de nuevo a los tribunales, en concreto el 14 de enero de 2008, justamente por no haber cumplido con lo que le obligaba la sentencia anterior y por otras irregularidades con las ampliaciones de capital del club. Así que hasta que no haya sentencia firme, a Cerezo sólo le avala la presunción de inocencia que no la certeza de su munificencia.

En segundo lugar, no acabo de entender cómo el Atlético de Madrid puede tener una deuda reconocida de más de trescientos veinte millones de pesetas si Cerezo pone el dinero. Se supone que cuando te haces cargo de un equipo, al estilo Abramovich o Berlusconi, a lo que te dedicas es a pagar para disfrutar de tu capricho. En el momento en el que yo no me hago cargo de las deudas del equipo y se las apunto al club, no soy el que paga sino el que gestiona, y mal. Es como si yo le digo a los compis de la oficina que les invito a unas cañas y a la hora de pagar le digo al camarero que nos lo apunte. Si Cerezo pone el dinero ¿por qué tiene deudas el Atlético de Madrid y no Enrique Cerezo?

En tercer y postrero lugar, pregunto: ¿pone más dinero Cerezo que la afición rojiblanca? ¿Cuánto suman los ingresos del club en conceptos de Taquillas, Abonos, Televisión y Merchandising? Este dinero que entra en el club ¿proviene de la cartera de don Enrique Cerezo o del bolsillo de la afición rojiblanca?

No se dejen engañar, aquí los que pagan cuatrocientos pavos por el abono, ochenta por la camiseta, diez por la bufanda, cincuenta por la entrada para un colega que viene de provincias, etc, etc, son los aficionados y el que paga... manda. Así que don Enrique, menos sacar la cartera, menos sacar pecho y a escuchar más lo que le corean los que mandan.
Billie